SANGRE Y SAVIA. Margarita Ezcurra - Rut Rubinson

El sábado 13 de abril quedó inaugurada la exposición SANGRE Y SAVIA de las artistas Margarita Ezcurra y Rut Rubinson con curaduría de Nora Arrechea y María Emilia Marroquín.

Agradecemos al numeroso público que nos acompañó e invitamos a recorrer la exhibición a lxs que deseen acercarse, extendimos los días de visita  hasta el 31 de mayo de 2019. 
Horarios de visita: Martes y Miércoles de 16 a 19h. Viernes de 18 a 20hs. 
Otros Horarios con cita previa: info@casamatienzo.com/4554 9217. 










Texto curatorial:
Corazón: Instrumento maravilloso. Se mueve por sí mismo y no se para nunca sino es para siempre. Leonardo Da Vinci

Las obras de RutRubinsonparecen estar surcadas por ese hilo sanguíneo que anima el latido del corazón. Laspuntadas, pequeñas y certeras,penetran el papel y hieren levemente su superficie siguiendo un camino de traza precisa. En algunas obrasuna línea sin fin atraviesa la hoja y parte el espacio al medio separando dos registros de silencio. En otras, un aglomerado de costuras compactas se ha ido gestando desde un núcleo inicial que crece en curvas, hasta encontrar su forma definitiva.

Sus bordados se asemejan a vistas de células a través del microscopio. Los hilos desmechados y los pequeños orificios en el papel, que acompañan la costura, dan la sensación de ser organismos expansivos en movimiento, flotando en ese líquido vital y blanco que es el espacio que los contiene.

Decididamente monocromas. El hilo rojo es el color elegido sobre el que se cuelan de tanto en tanto algunas puntadasde azul profundo. Las formas se insertan en grandes superficies vacías. No hay simetría, y aun así el equilibrio está asegurado.

Sus dibujos cosidos nos murmuran sobre elfluir de la vida y sobre la quietud lineal del final. Reflexión y memoria.

Las anatomías de las imágenes nos remiten a huellas humanas y a pensarnos quizás, como individuos únicos e irrepetibles de esa especie.



El gran libro siempre abierto y que uno debe esforzarse en leer, es el libro de la Naturaleza.
Antoni Gaudí

Las imágenes en las telas de Margarita Ezcurra devienen de esa observación del mundo vegetal. Sus pinturas crecen y se reproducen como germinaciones en el espacio pictórico. Herbario etéreo que alterna entre densidad botánica y silencio.

La artista nos hace vagar por la superficie luminosa de sus cuadros que se exponen a la exploración de la mirada, con sudetallismo y sutileza de color.

Los dibujos ocupan los espacios en el plano alternándosecon vacíos marcados por impresiones de color, al estilo de sellos de antiguas estampas japonesas. Bosques y matas anuncian un nuevo comienzo vegetal de diseños profusos. Frescura, quietud y contemplación.

Los tallos desnudos esperan su rebrote en la tela siguiente. Este encadenamiento nos pone frente al jardín que imagina la artista. La Naturaleza nos enseña que el fin de una vida da lugar a que otra crezca.

Su paleta es casi monocroma, pero nos sorprende con infinitos matices y pasajes de color. Los tallos son ejes de aguadas que forman tímidos follajes y se diluyen hasta desaparecer.

Estas obras nos anuncian que el otoño ha llegado y se quedará, en Casa Matienzo, por un tiempo. 
Por Nora Arrechea


Agradecemos a:
-Talia Chavarria por la asistencia en la inauguración (pasante de la Carrera de Gestión Cultural y Curaduría del Centro de Investigaciones Cinematográficas, CIC) 
-A Mica Ewy por el registro fotográfico
-Acompaña: Bodega Dante Robino