LA RESISTENCIA A SER DIBUJADO. Gabriela Cárdenas


El viernes 4 de agosto quedó inaugurada la exposición individual de Gabriela Cárdenas; LA RESISTENCIA A SER DIBUJADO, con curaduría de María Lightowler.

Agradecemos al numeroso público que nos acompañó el viernes 4 de agosto e invitamos a pasar a tod@s l@s que deseen acercarse.

La misma podrá visitarse hasta el 8 de septiembre: Martes y miércoles de 15 a 18hs. Viernes de 18 a 20.30hs.

Cierre: 8/09 18.30hs: GABRIELA CÁRDENAS EN DIALOGO CON TULIO DE SAGASTIZABAL
Con entrada libre y gratuita



Pliegues y repliegues en la obra de Gabriela Cárdenas
En esta exposición, que presenta la obra más reciente de Gabriela Cárdenas, desarrollada entre 2014 y 2017, no solo se da cuenta del itinerario de trabajo vinculado al dibujo, en términos generales, sino que plantea como problemática central la búsqueda por comprender el dibujo como unidad de pensamiento y combatir la resistencia, que las formas de existencia volátil, presentan para el mundo concreto.

El dibujo como acción, es de las primeras manifestaciones físicas que, desde los inicios de la vida, acompaña al hombre como recurso. Fue utilizado con múltiples fines: mágicos para los hombres del paleolítico, comunicacionales para las primeras culturas que desarrollaron la escritura, cartográficos, mercantiles, científicos e incluso sociales, y en 140 caracteres, como permite Twitter actualmente.

Sin embargo, y más allá de su utilidad específica, su fin práctico, antecede a todas éstas instancias, una función esencial y originaria, que es la de utilizar el dibujo como unidad de pensamiento, para materializar las ideas y transmitirlas, completando así el proceso básico de la comunicación. También, ejecuta una operación vital para la memoria del hombre, permitiéndole trasladar las formas de existencia volátil al mundo concreto, otorgándoles perdurabilidad.

Es una operación completamente abstracta. Fue antes de la pintura, antes de la escultura, antes de las matemáticas, antes de cualquier antes. Y si bien en la contemporaneidad, y en términos filosóficos, poca importancia tiene clasificar desde la disciplina una obra o a un artista, es para poder lograr una aproximación verdadera, fundamental comprender que más allá del resultado final, es el dibujo, para Gabriela Cárdenas, la forma de pensar su producción, poniendo así en acción los mecanismos artísticos, no solo en lo bidimensional, sino también en el espacio, que le permiten desarrollar su producción.

Con un convencimiento digno de mención, desde muy chica, supo que quería ser arquitecta, y así lo fue, y así lo es. Y es justamente ese ámbito, el que puso en diálogo hace varios años, para poder empezar a pensar desde otros lugares posibles, su mirada del mundo. Desplegó varias estrategias, utilizando el collage, la tinta, el grafito y el lápiz color, para habilitar en cierto momento, la concreción, de lo que hoy ya sin dudas, es la ejecución de su obra, y no ejercicios arquitectónicos.

La ejecución de planos, fue poniendo en evidencia cada vez más, la ficcionalidad de la representación, y la ridiculez de las convenciones, llevándola a tensar las posibilidades del dibujo, negando conscientemente la representatividad y dando lugar al surgimiento de otros aspectos que comenzaron a surgir en su obra: superposiciones, sombras, texturas, dobleces, pliegues y repliegues.

Luchando contra lo que en apariencia es muy dificultoso, como es asir lo intangible, los dibujos de Gabriela, además, incluyen sus propios procedimientos, pautas inventadas, que no son rígidas, sino que más bien se dan el permiso de ir mutando si es necesario, pero de las que se vale, para ejecutar cada pieza. Así, se van desarrollando series, donde se impone un desafío, que no importa si va a ser cumplido, pero que es el motor productivo y que vuelve concreto, lo inmaterial de la operación en sí.

Hay en esta exposición, una propuesta de recorrido previo, y de anuncio de lo actual, que toma como eje estructural la obra Rascacielos con piso (2015, lápiz sobre papel, 79 x 55 cm). Y lo es, porque en el momento justo, en el que ella misma consideró que la obra estaba culminada, se dio cuenta que estaba comenzando un nuevo momento de incertezas, por la que decidió transitar. Es una obra que le planteó dudas, que presentó problemas, y lejos de eludirlos, Cárdenas, eligió abordarlos y dejarse llevar por ese camino de inseguridades. Hace mucho tiempo, una gran persona me dijo: ´las decisiones importantes, no se toman sin dudar´, y así la obra de Gabriela se despertó con nuevas posibilidades, que la llevan actualmente a explorar lo espacial, logrando tal vez, una reconciliación entre lo arquitectónico y lo artístico, si acaso fuese posible dividir al mundo de ese modo.

No sé trata de plantear un recorrido lineal, de querer demostrar algo, se trata simplemente o complejamente, de dar cuenta del proceso de esta artista, que prefirió el dibujo, y se lanzó al abismo de producir una obra, desde la vaguedad del mundo que la rodea, probando, intentando, cuestionando, si es posible, a través de esa estrategia, atraparlo y apoderarse de él y de los elementos que lo componen.
María Lightowler





Agradecemos el acompañamiento y apoyo de:


No hay comentarios: